RIBERA ALTA MONUMENTAL

252

Ribera Alta Monumental

La rica historia de la Ribera Alta de Navarra hace que su patrimonio arquitectónico y monumental sea digno de visitar y disfrutar. Los Castillos y palacios medievales cobran especial relevancia, siempre unidos a la esencia del antiguo Reino de Navarra.

De igual manera, la arquitectura religiosa destaca especialmente, tanto por su forma, como por su imbricación en la vida de la zona.

También cabe resaltar cómo a lo largo de la geografía de la RAN, encontramos algunos monumentos de apreciable valor que ilustran sobre el terreno los valores y las motivaciones de las gentes del lugar.

 

Basílica del Salvador

Cómo llegar

La Basílica del Salvador del Mundo se levanta en lo alto de la peña. Parece presidir Falces con un aire de salvaguarda. Su antigüedad se remonta a la época medieval, si bien la actual se construyó en 1980 sustituyendo a una de 1614. El interior lo preside un retablo manierista de la primera mitad del siglo XVII, que alberga pinturas sobre tabla que quizás puedan pertenecer al pintor Juan Frías de Salazar.

La basílica del Salvador es, además de un santuario, un estupendo mirador sobre Falces y la comarca. Así pues, la visita a este lugar, además de suponer una visita de interés cultural, supone un espléndido recorrido por la naturaleza, finalizando con unas vistas para no perdérselas.

 

Casco histórico Falces

Más información

 Un paseo por el casco histórico de Falces es una verdadera inmersión en el pasado de la localidad. Es claro el origen medieval del trazado urbanístico de esta villa, con calles estrechas y quebradas que conducen a los dos centros más importantes: la plaza de los Fueros y la parroquia.

Son varios los palacios que caben destacar, todos ellos barrocos del siglo XVII: el de Badarán en la plaza de los Fueros, la casa Ximénez de Embun al comienzo de la calle San José, así como el palacio situado en la calle de Jesús Elorz, otro en la placeta de Maya o el monumental caserón de la calle del Congreso.

El tipo de vivienda es el característico de la Ribera navarra, edificios de ladrillo desarrollados en dos o tres alturas más ático, sobre el que en ocasiones asienta un alero de madera. La mayoría de estas casas se fechan en el siglo XVII, si bien algunas conservan elementos del XVI.

 

Castillo de los Moros

Cómo llegar          Más información

Entre los barrancos del Pilón y la Busierra, al pie de la ermita del Salvador, se alzan las ruinas del castillo de Falahsan. Este es el nombre que daban los árabes a la fortaleza que vigilaba el núcleo fronterizo de Falces, y de ahí que sea conocido como “Castillo de los Moros”.

El castillo de Falces se mantuvo vigente hasta el siglo XVI. A partir de entonces, tras la conquista e incorporación de Navarra a Castilla, perdió su funcionalidad defensiva y entró en una decadencia progresiva.

El castillo de Falces es una de las fortalezas más antiguas de Navarra. Hoy, no quedan demasiados vestigios de lo que fue, pero debajo de su actual aspecto, se esconde una larga historia que se remonta cuando menos al siglo VIII, cuando los árabes dominaban estas tierras de la ribera alta del Arga-Aragón.

Castillo de Marcilla

Cómo llegar            Más información

No cabe duda de que el símbolo de Marcilla es su imponente Castillo, situado en el centro del pueblo.

En la actualidad, después de su proceso de restauración entre los años 2008 y 2012, el Castillo de Marcilla acoge, entre históricas estancias,  varias de las dependencias municipales; Ayuntamiento, biblioteca, escuela de música, salón de actos, etc., participando de una manera todavía más directa en la vida de los marcilleses y las marcillesas.

Pero incluso con este florido presente, el castillo alberga en su interior siglos de historia, que lo convierten en un distinguido bastión de la historia de Navarra. Hermoso ejemplar de fortificación gótica, fue levantado en el siglo XV (bajo el reinado de Carlos III, el Noble) por Mosén Pierres de Peralta. Además de un papel defensivo, esta fortaleza desempeñó el de mansión palaciega de los marqueses de Falces, descendientes del propio Pierres.

Castillo-Atalaya medieval

Cómo llegar

 De la vieja Atalaya medieval de Peralta y de su fortaleza emplazada en la parte alta de la montaña se conservan varios vestigios de indudable interés.

Destaca dentro de este recinto prerrománico por el buen estado de conservación y, tal vez, por ser la única de estas características dentro de la península, la puerta de entrada o Portil de Lobos, aunque no se puede olvidar ni la Puerta Falsa, ni la ermita de Santa Lucía, ni un torreón del castillo que todavía se conoce con el nombre de “Atalaya”.

El Castillo medieval está situado en lo alto de una peña por cuya solana fue descendiendo y creciendo la villa desde la Edad Media. Fue destruido en 924 y reconstruido pocos años más tarde. La situación defensiva de esta fortaleza era privilegiada ya que por entonces el Arga llegaba al filo de la fortaleza y un barranco natural caía lamiendo el río.

Convento Agustinos Recoletos

Cómo llegar             Más información

El lugar, situado en Marcilla, cuenta con un antiquísimo origen, ya que, en estas llanuras, un primer monasterio fue fundado en el año 610 D.C, por el rey Godo Gundemaro. No será hasta 1864 cuando la orden de los Agustinos Recoletos adquiera la propiedad.

El monasterio es un conjunto arquitectónico en ladrillo construido en el último cuarto del siglo XVIII, en un estilo barroco-clasicista. La iglesia se sitúa en el centro del complejo, cuenta con una decoración sobria en una conjunción de lenguaje rococó y protoneoclásico. Dentro de él, destacan de igual manera, el museo de la orden, con objetos de gran singularidad y el claustro, frondoso y apacible. Se trata de una visita grata y apacible.

Cuevas de Peralta

Más allá de la Atalaya y siguiendo el curso del Arga, en un imponente paredón rocoso pueden apreciarse muy claramente talladas en la tierra una serie de cuevas que servían de vivienda.

No en vano, hacía 1930 el 20% de las habitaciones de Peralta eran subterráneas. Este es uno de los puentes de unión entre el pasado y el presente de la localidad.

En la actualidad estas cuevas están bastante degradadas, aunque algunas de ellas siguen estando cuidadas, incluso artísticamente pintadas, lo que aporta al lugar un cariz pintoresco y muy visual.

Ermita Santo Cristo del Calvario

Cómo llegar                Más información

Esta ermita, que data del siglo XVIII, cuenta con una gran tradición popular entre sus vecinos, al igual que la iglesia de Santiago Apóstol.

El Calvario es una de las edificaciones más conocidas en Funes. Está ubicada en la orilla izquierda de la carretera que sale hacia Peralta, en el paso conocido como “camino alto”. En su interior hay una hermosa talla de madera, de un cristo crucificado que preside el altar. La figura está acompañada a ambos lados por dos imágenes, una de la Dolorosa, y otra de San Juan Evangelista.

Se desfila con devoción el Cristo del Calvario en las procesiones de Viernes Santo (Semana Santa). Hasta 1958 se conservó su estructura original, a base de piedra, canto rodado, ladrillo macizo y argamasa.

Ermita Virgen del Plú

Cómo llegar 

No es necesario salir del característico casco urbano de Marcilla para visitar la Ermita de la Virgen del Plú, patrona de la localidad junto a San Bartolomé. Esta capilla ya existía en 1474, pues hay noticia de que en esta fecha fue ampliada. Ahora bien, el edificio actual evidencia una construcción que data de la segunda mitad del siglo XVII, aunque posteriormente se ha ido transformando.

El exterior de la ermita, en ladrillo, se conjuga en perfecta concordancia con las casas que la rodean dando lugar a un armonioso conjunto. El interior está presidido por la talla de la virgen. En las paredes, techo y retablo, pueden apreciarse diferentes pinturas del marcillés José Antonio Pérez Fabo, vívidas y coloridas, que representan a personas reales de Marcilla.

Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol

Cómo llegar              Más información

En la zona más elevada de Funes se levanta la Parroquia de Santiago, que el cantero afincado en la villa, Domingo de Igarzábal construyó en la primera década del siglo XVII. Esta iglesia supone una parte importante en la historia de esta localidad navarra. Destaca la grandiosidad de su torre que se deja ver desde los edificios colindantes.

El edificio se integra en la arquitectura usual de la Ribera navarra, dándole empaque la gran escalinata de acceso. Destaca por su esbeltez la torre, realizada al mismo tiempo que el edificio.

Otro elemento destacado es el pórtico barroco, de arcadas de medio punto, que fue realizado alrededor de 1748. Dentro de la colección artística conservada en la parroquia destaca la colección de lienzos pintados por Vicente Berdusán, la mayoría para el retablo mayor.

Monte Gurugú y Ermita de la Virgen del Portegado

Cómo llegar

El monte Gurugú es el punto culminante de los altos de Funes con 468 metros.

Hace referencia a otro monte de idéntico nombre existente en Melilla, y que fue testigo de sangrientas batallas durante las campañas de Marruecos. Las dramáticas campañas en Marruecos dejaron montes y cabezos “Gurugú” en muchos más municipios de nuestra geografía, desde la Ribera hasta Imotz.

En la ermita que alberga el alto, que data de 1961, se venera a la Virgen del Portegado, cuya talla barroca se distingue por poseer una cabeza muy bien labrada, con cabellera postiza. El lugar es destacable no sólo por el culto mariano, sino también por las espectaculares vistas de la Ribera de Navarra que pueden contemplarse desde allí.

Parroquia de San Juan Evangelista

Cómo llegar              Más información

En la parte más alta de Peralta persisten las ruinas de lo que fue la Parroquia de San Juan Evangelista, edificio gótico-renacentista cuyas obras estaban en marcha en 1565.

A su lado, una torre del siglo XVIII constituye uno de los símbolos de la villa. Hecha en ladrillo con varios cuerpos prismáticos decrecientes y otro octogonal de remate, está enriquecida de base de pilastras cajeadas y labores de tipo geométrico.

Esta primitiva iglesia, que estuvo en lo que hoy se denomina placeta de San Juan, en lo alto del pueblo, se encuentra en ruinas y por ellas puede comprobarse que era una fábrica gótico-renacentista del siglo XVI, que fue terminada en 1592. Las ruinas de esta iglesia determinaron que se construyera  la actual parroquia en el centro del pueblo, que posee dos magníficas torres herrerianas y una preciosa fachada neoclásica.

You might also like More from author

Leave A Reply

Your email address will not be published.